Si bien se trata de un tema ya cubierto desde su ángulo político por diversos medios masivos de comunicación nacionales e internacionales, nos parece importante hacer nuestro aporte desde el sector técnico jurídico con especial orientación en los intereses empresariales. Es cierto que faltan definir muchos puntos (la famosa “letra chica”) pero ya hay muchas certezas: el acuerdo es una realidad, va a flexibilizar mucho las condiciones comerciales con Europa y hay sectores que se verán muy beneficiados (especialmente los que ya exportan a la Unión y los que planifican hacerlo en el corto plazo). 

En miras de un mercado cuasi integrado y muy dinámico para 2030, recomendamos a los empresarios locales empezar a considerar si sus estructuras societarias actuales son óptimas para este tipo de demanda. La creación de nuevas sociedades para unidades de negocios particulares, fusiones, alianzas comerciales, adquisiciones y escisiones son herramientas legales que pueden agilizar y alivianar mucho la burocracia interna de las propias empresas, haciéndolas más aptas para esta era.

El Acuerdo

El Mercosur logró en Bruselas concluir las negociaciones para la firma de un Acuerdo de Asociación Estratégica con la Unión Europea. El mismo permitirá un comercio recíproco y bilateral de bienes y servicios en los próximos años, con un nuevo escenario de oportunidades en ese mercado ampliado, que se calcula en US$ 100.000 millones.

Es un acuerdo sin precedentes para la inserción internacional de la Argentina, ya que aumentará las exportaciones creando un mercado de bienes y servicios de 800 millones de consumidores y casi una cuarta parte del PBI mundial. Permite el acceso a un mercado estratégico y desarrollado, garantizando transparencia, previsibilidad y reglas claras para los empresarios. Los estándares ambientales y laborales europeos, tanto en términos de condiciones como de salarios, son óptimos, con lo cual se esperan mejoras en la calidad del empleo e impacto ambiental. El acuerdo otorga a los inversionistas, certidumbre y estabilidad, lo que supondrá un incremento de la inversión extranjera europea.

Estrategia: un socio, proveedor o cliente europeo

Si bien el acuerdo se hará efectivo dentro de unos años, sería estratégico empezar ya mismo a preparar a la empresa y a analizar el nuevo mercado y comercio de la UE, así como posibilitar nuevos canales de comercialización. Ello implica conocer a los actores, la competencia, los posibles socios.

Con este acuerdo, las empresas argentinas tendrán acceso preferencial a uno de los mercados más grandes, sofisticados y de mayor poder adquisitivo del mundo. Un socio europeo podría lograr una irrupción más armónica en el mercado y a su vez optimizar la combinación de materia prima, tecnología, marca y experiencia comercial para generar productos de calidad con mayor valor agregado que aprovechen el acuerdo comercial. 

El acuerdo facilitará el incremento del flujo de inversión extranjera al otorgar certidumbre y estabilidad a los inversionistas. La UE es el principal inversor mundial. El stock de Inversión Extranjera Directa (IED) de los países del bloque comunitario alcanza los USD 10.000.000 millones. Argentina tiene actualmente solo un porcentaje muy pequeño de participación (2% del total).

De esta forma, se simplifican procedimientos de operatoria comercial también con proveedores, se facilita el acceso a tecnología, insumos y bienes intermedios que son necesarios para producir bienes con valor agregado, reduciendo también costos y obstáculos en el comercio internacional.

Las  exportaciones, también  en el mercado europeo serán  liberadas, al poner en marcha reducciones de impuestos al comercio que permitirán multiplicar el intercambio entre Europa y nuestro bloque regional.

Estadísticas de exportación

Las exportaciones del Mercosur hacia la UE representaron el 15% del total de exportaciones en los primeros seis meses de 2018, el comercio con la Unión Europea concentró 15,1% de las exportaciones argentinas totales y 17,2% de las importaciones totales. Todo ese flujo comercial estuvo gravado con aranceles muy superiores con relación a los futuros.

 

A grandes rasgos, según los especialistas consultados, entre los ganadores estarían el sector agroindustrial del Mercosur, en especial la carne argentina podría ser el rubro más beneficiado, y el industrial europeo.

Principales logros para el Mercosur (breve reseña, información más detallada al final del artículo):

– Brinda mayor calidad institucional: establece un vínculo político, cultural y económico estratégico y permanente con la UE.  Asimismo, presenta una normativa transparente y consensuada que reduce la discrecionalidad en la aplicación de las políticas económicas.

– Mejora la competitividad de la economía argentina: dinamiza las condiciones de acceso a bienes, servicios e inversiones, al reducir y eliminar restricciones.   A su vez, simplifica procedimientos de operatoria comercial, facilita el acceso a tecnología, insumos y bienes intermedios que son necesarios para generar bienes con valor agregado. 

– Contempla un tiempo de transición: el acuerdo se implementará en forma gradual en tiempos que garantizan un proceso de adecuación de la economía argentina a la competencia internacional.  Para los países del Mercosur los plazos de desgravación arancelaria se extenderán, en promedio, en períodos de 10 y hasta 15 años, mientras que la UE aceptó plazos de desgravación inmediata, situación sin precedentes en otras negociaciones del bloque europeo.

– Favorece la integración regional: implica una nueva etapa en la relación de los países del Mercosur, dinamizando el comercio intrarregional y asumiendo nuevos compromisos en materia de circulación, armonización normativa y simplificación de procedimientos internos.

– Establece beneficios para PyMES: contempla programas especiales que facilitan su integración en cadenas de globales de valor, asistencia técnica, participación en compras gubernamentales, joint ventures, partenships, business networks, transferencia de know how y asistencia financiera.

– Promueve la atracción de inversiones: facilita el incremento de la inversión extranjera al otorgar certidumbre y estabilidad de las reglas de juego. Otros países o bloques que firmaron acuerdos con la UE incrementaron significativamente la captación de Inversión Extranjera Directa (IED).

– Fomentar las exportaciones argentinas: en el año 2018 la UE fue el segundo importador mundial por la suma de aproximadamente €2 billones extrazona o el 17% del total de las importaciones mundiales. La UE elimina los aranceles para el 92% de las exportaciones del Mercosur y otorga acceso preferencial para otro 7,5% (cuotas y otras modalidades de acceso que no implican eliminación total de aranceles). Menos del 1% quedó excluido. En contrapartida, el Mercosur eliminará aranceles para el 91% de las importaciones desde la UE y dejará excluido un 9% de productos sensibles de nuestro bloque. 

Acceso a mercados

El 63% de las exportaciones argentinas a la UE son bienes agrícolas. La UE liberaliza el 99% de las importaciones agrícolas del Mercosur: para el 81,7% eliminará los aranceles de importación. En tanto, para  el 17,7% restante ofrecerá cuotas o preferencias fijas. Sólo se excluyen algo más de  100 productos. En bienes industriales la UE liberaliza cerca del 100% de su comercio. El Mercosur lo hace en un 90%. La UE ofrece la liberalización completa e inmediata de aranceles para el 80% de las importaciones provenientes del Mercosur de productos industriales a la UE. El Mercosur obtiene plazos amplios de hasta 15 años para liberalizar sectores sensibles en forma gradual. El acuerdo favorece el comercio intra-industrial al reducir los aranceles para insumos y bienes de capital.

La UE es el primer importador mundial de servicios, por valores que superan los €800.000 millones anuales. La Argentina, exportador de servicios basados en conocimiento, se beneficiará con la remoción de la mayoría de las barreras existentes y podrá competir en igualdad de condiciones en el mercado europeo.

El acuerdo no elimina los regímenes de importaciones temporales libre de aranceles (admisión temporaria y drawback). Los productores locales continuarán utilizando estos regímenes que les permite abastecerse de insumos extrazona más competitivos sin el pago de aranceles 14 para bienes que luego serán exportados. La posibilidad de mantener estos instrumentos le permite al Mercosur compensar la ausencia de una red de acuerdos comerciales que garantice el acceso a insumos de bajo precio para nuestra industria.

Beneficios para las PyMEs. 

Un 92% de las empresas que exportan manufacturas en Argentina son micro, pequeñas o medianas exportadoras. El acuerdo prevé desarrollar programas que faciliten la integración de las pymes en cadenas de globales de valor, proveer asistencia técnica en las áreas de reglamentos técnicos, normas, evaluación de la conformidad, acreditación, metrología; facilitar la participación de las pymes en los procedimientos de compras gubernamentales y acceso a la información sobre los requisitos de contratación y promover la cooperación a través de la asistencia técnica, joint ventures, transferencia de conocimientos y tecnología.

Eliminación de barreras no arancelarias y facilitación de exportaciones

  • Protocolos sanitarios, fitosanitarios y normas técnicas: el acuerdo mejora el acceso al mercado a través del establecimiento de plazos y procedimientos, evitando medidas injustificadas y arbitrarias. Esto brinda mayor certeza a los exportadores al basar la normativa en regulaciones internacionales preexistentes. 
  • Procedimientos de certificación en materia de origen: el exportador podrá reducir costos operativos a través de la adopción del proceso de autocertificación. El acuerdo contempla un período de transición de cinco años para que las empresas puedan adaptarse a este sistema y contiene los mecanismos necesarios para garantizar que exclusivamente los bienes originarios del Mercosur/UE tengan acceso a los beneficios contemplados. 
  • Previsibilidad y transparencia regulatoria: el acuerdo establece disposiciones sobre liberalización de aduana y despacho, reducción de inspecciones físicas, simplificación y armonización de procedimientos aduaneros, entre otros.

Conclusiones

Entendemos que este cambio de paradigma representa desafíos y oportunidades para el empresariado argentino. La ventaja en este caso es que, a diferencia de las numerosas crisis que hemos sufrido, se trata de un proceso de cambio gradual con posibilidades de planificar y adaptarse a la realidad que se viene. En virtud de ello, recomendamos a cada empresario repensar cómo aprovechar este acuerdo para su negocio y comenzar un proceso de optimización para resultar beneficiados en el proceso.

Nuestro Estudio asesora empresas en proyectos de inversión y desarrollo de negocios dentro de los principales sectores de la economía, contando con un departamento societario que podrá orientar a los empresarios y gestionar las cuestiones formales empresariales ante la Inspección General de Justicia. Para cualquier consulta al respecto, por favor comunicarse por correo electrónico a igjtramites@abogados.net.ar

Beneficios para Mercosur (información extendida por sectores)

Servicios 

El sector de servicios es uno de los que tiene mayor potencial para Argentina. Constituye el tercer complejo exportador del país (detrás del sojero y el automotor) con exportaciones que superan los USD 6.000 millones anuales, y genera más de 430.000 puestos de trabajo. Gracias al acuerdo, los prestadores de servicios de la UE y del Mercosur podrán acceder al mercado de la contraparte en las mismas condiciones que los nacionales, esto sumado a la sanción de la Ley de Promoción de la Industria del Conocimiento conforman una combinación de normas que favorecen notablemente las posibilidades de crecimiento de este sector. 

El acuerdo estimulará la radicación de inversiones en el sector productivo y en el de servicios con partenships, bussines networks, transferencia de know how y asistencia financiera. La Unión Europea es el primer importador mundial de servicios por valores que superan los 700 mil millones de euros anuales, mientras que la Argentina es un exportador competitivo de servicios basados en el conocimiento. En la actualidad, casi un tercio de las exportaciones de servicios basados en conocimiento que realiza nuestro país tienen como destino a la Unión Europea. 

El acuerdo facilita el incremento de la inversión extranjera al otorgar certidumbre y estabilidad a los inversionistas. Argentina solo participa del 2% de las inversiones extranjeras directas de la UE. Otros países que firmaron acuerdos con el bloque europeo incrementaron significativamente la captación de estos fondos.

Bienes agrícolas 

Cada año la Unión Europea importa más de € 115.000 millones, de los que Argentina solo provee actualmente un 5%, principalmente commodities. Sin embargo, la UE mantiene aranceles agrícolas más altos en comparación con el resto de los sectores, impidiendo el acceso de ciertos bienes. El promedio de arancel en estos productos es del 11,1% frente al 4,2% para productos no agrícolas pero con picos arancelarios que alcanzan el 104% para productos animales y el 157% para frutas, solo por mencionar algunos ejemplos. En un escenario sin acuerdo, esto resulta perjudicial para los alimentos, frutas y vegetales, que son los productos tradicionales de nuestras economías regionales. Gracias al acuerdo, la UE liberalizará el 99% de su comercio agrícola con el Mercosur. Se espera ampliar y diversificar nuestras exportaciones a un mercado de elevado poder adquisitivo. La liberalización del mercado se producirá a través de la eliminación de los aranceles de importación (que llegarán al 0%) del 84% de nuestras exportaciones, y el 15,5% restante, a través de cuotas o preferencias fijas. El Mercosur por su parte liberaliza el 88% de su comercio agrícola con la UE. En algunos casos el Mercosur ofrecen contingentes arancelarios (leche en polvo, quesos y ajos), donde la apertura está limitada al volumen ofrecido.

Cabe destacar que el Mercosur ha logrado importantes mejoras a través de esta negociación: 

  1. Productos cuyo arancel estarán en 0% a la entrada en vigor del acuerdo: – Harina de soja y poroto de soja – Aceites para uso industrial (soja, girasol, maíz) – Despojos comestibles de especie bovina, porcina, ovina – Algunos productos de la pesca, como merluza. – Otros productos de origen animal (menudencias, grasas, semen bovino) – Manzanas, peras, duraznos, cerezas, ciruelas – Legumbres – Frutos secos, pasas de uvas – Uvas de mesa – Maní – Infusiones (café, mate y té) – Especias – Bebidas (agua mineral, cervezas, espirituosas) – Productos de la pesca: Merluza, Vieiras y Calamares 
  2. Productos que entran en canasta de desgravación, en canasta de 4 a 10 años: – Productos de la pesca (por ejemplo, langostinos) y conservas de pescado – Hortalizas, plantas y tubérculos alimenticios – Frutas Cítricas (Limones, naranjas y mandarinas) – Frutas Finas (arándanos, frutillas) – Harina de maíz – Almidón – Arroz partido – Aceites vegetales (soja, girasol y maíz) – Biodiesel – Preparaciones alimenticias y pastas – Golosinas – Mermeladas, jaleas y otras preparaciones en base a frutas – Hortalizas en conserva – Helados – Alimento para mascotas 

Recuperar condiciones de acceso: en 2013 Europa excluyó a la Argentina del Sistema Generalizado de Preferencias europeo (sistema de aranceles más bajos otorgados unilateralmente por la Unión Europea a países de menor desarrollo). Esto afectó principalmente a bienes exportados por Argentina como biodiesel, aceite de soja, langostinos, uvas frescas, naranjas, mandarinas, aceite de girasol, carne caballar, pescados, calabaza y tabaco. El acuerdo permitirá restablecer las condiciones de ingreso a estos productos y así recuperar USD 600 millones de exportaciones.

Cuotas de exportación: los contingentes arancelarios para carne bovina, maíz, arroz, carne aviar y etanol son los más grandes jamás otorgados por la UE a ningún socio comercial. La UE ofreció: 99.000 tn de carne vacuna, 180.000 tn de carne aviar, 1.000.000 tn de maíz y 650.000 tn de etanol. Estos volúmenes no serán afectados en el caso de un retiro del Reino Unido de la Unión Europea. Asimismo, la Argentina obtuvo la eliminación completa del arancel de 20% sobre las carnes exportadas bajo la cuota Hilton (29.500 tn). Hoy en día el Mercosur es el principal proveedor de carne bovina de origen no europeo en la UE, y el acuerdo permitirá consolidar y fortalecer esta presencia comercial. Sistema de administración de cuotas: el Mercosur logró establecer un sistema mixto de administración de cuotas, que permite a los países del bloque intervenir en la asignación de las cuotas otorgadas a través de la emisión de un “certificado de cuota”. 

Otros productos agrícolas: el acuerdo mejora las condiciones de acceso de nuestros productos al mercado europeo eliminando el arancel y otras barreras no arancelarias, dejándonos en igualdad de condiciones con nuestros principales competidores. Esto beneficia el potencial exportador de sectores que enfrentaban altos aranceles comunitarios como pesca, frutas, jugos, vinos, alimentos para mascotas, aceites, alimentos procesados y productos de panadería y confitería. Vinos: las mejoras en el acceso al mercado europeo incluyen no sólo la eliminación de aranceles, sino también el establecimiento de requisitos para la comercialización de los vinos en el territorio de ambas partes. Esto implica el reconocimiento de 140 indicaciones geográficas argentinas, y de las expresiones tradiciones (como “reserva” o “gran reserva”) que hace años los productores de vino de Argentina buscan que se autorice en la UE. También se reconocen las prácticas enológicas, las regulaciones en materia de etiquetado, embotellado, contenido de azúcar, entre otros aspectos. Pesca: los productos de la pesca tienen un claro perfil exportador para la Argentina, siendo la UE uno de nuestros principales destinos. Se ha logrado que los principales ítems de este sector que estaban originalmente excluidos de la oferta europea obtengan un acceso libre de aranceles al momento de la entrada en vigor del acuerdo. Algunos ejemplos son merluza Hubbsi congelada entera y filets. Frutas cítricas: por primera vez la UE elimina a un socio comercial el sistema de precios de entrada para algunas frutas cítricas. La Argentina, por ejemplo, exporta USD 200 millones de limones a la UE.

Ejemplos de mejoras

El 100% de las exportaciones del Mercosur ingresarán a la Unión Europea sin pagar aranceles de importación mientras que en el caso europeo sólo el 90% ingresarán sin aranceles. La eliminación de aranceles permitirá la importación de insumos industriales y de maquinaria y bienes de capital al ampliar las herramientas actuales (regímenes específicos transitorios o excepciones al Arancel Externo Común, limitadas a 100 productos). 

En el caso del Mercosur, ciertos sectores sensibles como algunos calzados, muebles y los vehículos alcanzarán la liberalización total a los 15 años y la mayoría de las autopartes en 15 o 10 años, de acuerdo con su grado de sensibilidad. Cabe recordar que hoy en día dos tercios de las importaciones de autopartes ya ingresan sin pago de arancel a través del régimen específico de admisión temporal.

En relación con los automóviles, los aranceles de importación del Mercosur serán eliminados en un plazo de 15 años. Sin embargo, durante los primeros 7 años no se iniciará la disminución de aranceles. Adicionalmente, durante este período, regirá un arancel del 50% del arancel actual (35%) para una cuota de 50.000 unidades para todo el Mercosur, repartido de acuerdo a sus importaciones históricas. Con respecto a la industria textil, se acordaron condiciones específicas: los sectores privados de ambas regiones convinieron una desgravación en un plazo de 8 años, salvo excepciones, como así también reglas de origen específicas. Por otra parte, para el sector de calzado se estableció un proceso de desgravación en 15 años o excluido con reglas de origen que determinan que por debajo de € 35 por unidad el producto debe estar enteramente fabricado en la región, mientras que por encima de dicho valor se permiten importaciones de algunas partes extra zona. Asimismo, se acordaron reglas claras con la UE, que promuevan la compatibilidad y convergencia regulatoria basada en normas internacionales relevantes especificadas en el acuerdo.

Desgravación de aranceles: La UE aplica en general aranceles bajos para los productos industriales, como químicos y autopartes. El promedio ponderado para nuestra oferta exportable alcanza el 5%. En contrapartida, el promedio arancelario del Mercosur para esos productos es de 14%. Por esa razón, los plazos para la desgravación arancelaria son sustancialmente distintos: en 4 años la UE estará aplicando la mitad del arancel promedio actual mientras que la Argentina reducirá su arancel promedio a la mitad recién en 9 años. 

El 80% de las importaciones argentinas provenientes de Europa son bienes intermedios, bienes de capital y piezas y partes de bienes de capital empleados por nuestra propia industria para producir bienes que se venden en el mercado interno o se exportan a otros destinos (por ejemplo, dos tercios de los vehículos fabricados en Argentina son exportados). Solo una pequeña porción son automóviles y bienes de consumo. Importaciones argentinas desde la UE por usos económicos. Año 2018 Participaciones (en %)

Importaciones argentinas desde la UE por usos económicos. Año 2018 participaciones (en %)

 

Laura Scarponi

Abogada especialista en Derecho Empresarial

Estudio Nunes & Asoc.


Fuente:
Cancillería Argentina, INDEC, Resumen informativo elaborado por el Gobierno Argentino sobre el Acuerdo de Asociación Estratégica Mercosur-UE.