Desde hace ya más de 5 años existe una ley de la Ciudad de Buenos Aires que establece un régimen de promoción para nuevas empresas que actúen en la órbita de la misma. La ley 4064 ha buscado desde fines de 2011 fomentar el establecimiento, consolidación y regularización de compañías, contribuyendo al aumento de sus actividades productivas y a la creación de puestos de trabajo sustentables.

Esta iniciativa es de especial interés para los emprendedores, ya que tiene beneficios impositivos muy concretos que pueden servir para aliviar en los primeros años (los más difíciles) la presión impositiva. Todo esto obviamente está sujeto a la reglamentación que AGIP haga al respecto, es por esto que recomendamos siempre consultar con un contador respecto a posibles actualizaciones del régimen.

Pueden acceder al Régimen personas físicas o jurídicas que desarrollen actividades industriales, comerciales o de servicios en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Como requisitos encontramos que haya iniciado actividades en 2011 o después, sean PyMEs de acuerdo al criterio del Ministerio de Industria de la Nación (hoy “Producción), estén dados de alta en Ingresos Brutos ante AGIP, tengan una facturación anual neta del IVA menor a $1.000.000, tenga al menos 2 empleados y esté debidamente habilitado. Hay ciertas actividades excluidas, a saber: servicios financieros y/o inmobiliarios, juegos de azar, agricultura, ganadería, caza y pesca o la explotación de minas y canteras.

El beneficio que se garantiza a las empresas que cumplan con los requisitos y el procedimiento administrativo es una exención del Impuesto sobre los Ingresos Brutos, un ciento por ciento (100%) durante el primer año (contado a partir del otorgamiento del beneficio) y 50% durante el segundo año.

La Autoridad de Aplicación es el Ministerio de Desarrollo Económico (CABA). Debe regular y actualizar el procedimiento para el otorgamiento de los beneficios del Régimen. En tal sentido, si se quiere adherir al mismo, es importante tener en cuenta que pueden existir actualizaciones al respecto.

Si bien el Régimen parece un gran acierto (y ciertamente lo es desde las posibilidades con las que cuenta la Ciudad), entiendo que se trata de una medida de bajo impacto; una buena acción para que otros repliquen y ser ejemplo pero no suficiente para aliviar la gran presión impositiva que existe hacia el sector privado. En tal sentido, es importante recordar que casi la totalidad de los impuestos que paga cualquier empresario (grande o chico) suelen ser nacionales, es por ello que es una buena noticia que debe ser complementada por otras. En dicha línea, encontramos una serie de beneficios fiscales y financieros que otorga la AFIP a las PyMEs a nivel nacional en el siguiente artículo (link).

  Diego J. Nunes

Abogado

Estudio Nunes & Asoc.