Michetti y Etchevehere presentaron el nuevo marco teórico para la Ley Donal que busca implementar políticas públicas para evitar la pérdida y desperdicios de alimentos y concientizar a la población sobre la importancia de su donación.

La presentación oficial tuvo lugar en la Secretaría de Agroindustria y estuvimos presentes de la mano de Diego Nunes, como Coordinador de Plato Lleno.

En la apertura del acto, Etchevehere trazó un panorama de la situación mundial respecto a la Pérdida y Desperdicio de Alimentos, y manifestó que “esto es un evento muy importante. Hoy se desperdician 1.300 millones de toneladas de alimentos en todo el mundo, algo que alcanza a toda la cadena agroalimentaria, desde la producción hasta los hogares, y se traduce en grandes costos sociales, económicos y ambientales. La pérdida y desperdicio de alimentos es un problema a nivel mundial”.

En ese sentido, agregó que “con estas modificaciones el país podría lograr una donación de 13 millones de kilos de alimentos, lo que representaría 26 millones de platos de comida. Es muy importante esto que estamos haciendo y sobre todo hay que entender que se trata de alimentos inocuos y seguros, la clave de todo esto”.

Por su parte, Michetti señaló que “hemos cambiado notablemente en estos últimos 3 años. Estamos en un momento muy especial, hemos superado muchos obstáculos para lograr esta Ley Donal. Fue un trabajo muy arduo, donde se han destrabado los aspectos legislativos y se avanza hoy hacia una idea de concientización, de lo importante que es donar alimentos, porque sin dudas el hambre es una de las caras más duras de la pobreza, por eso estas herramientas son muy importantes para generar una mayor equidad social”.

La Secretaría de Agroindustria coordina, propone e implementa políticas públicas que procuran evitar la pérdida y desperdicio de alimentos y paralelamente busca concientizar y educar a la población sobre la importancia de donar.

A fines de 2018, el Congreso Nacional sancionó la Ley 27.454 que creo el Plan y posteriormente el Decreto 246/19 que estableció su implementación. Esto fue resultado de un trabajo conjunto entre Agroindustria, el Ministerio de Salud y Desarrollo Social y la Red Argentina de Bancos de Alimentos (REDBdA), con el acompañamiento permanente de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y de otras organizaciones -públicas y privadas-, y el compromiso unánime de los legisladores.

En este contexto, la donación de alimentos resulta esencial para dar destino útil a los productos que han perdido valor comercial, pero que mantienen su inocuidad. Se trata de una cuestión que involucra y compromete a todos los actores del sistema agroalimentario y de la sociedad, desde la producción hasta el consumo en los hogares.

Por medio de esta normativa se logró la incorporación del nuevo artículo 9° de la Ley 25.989, que redefine, con gran precisión, la responsabilidad del donante: excluye la responsabilidad objetiva, contemplada en el Código Civil y Comercial de la Nación. Esto no limita de manera alguna el cumplimiento de las exigencias bromatológicas y de inocuidad contenidas en el Código Alimentario Argentino (CAA).

Asimismo, por medio de la Ley 27.454 se creó además el Registro de Instituciones de Bien Público Receptoras de Alimentos, que funciona en la órbita del Ministerio de Salud y Desarrollo Social, y permitirá contar con un listado de organizaciones sociales aptas para recibir donaciones de alimentos. Ya puede utilizarse a través del Módulo de Registro Legajo Multipropósito (RLM) del sistema de Gestión Documental Electrónica (GDE) y la inscripción al mismo se puede realizar mediante la plataforma de Trámites a Distancia (TAD). Se avanza, así, en un trabajo mancomunado entre dos carteras públicas, que buscan sumar esfuerzos y ámbitos de trabajo para construir sistemas alimentarios sostenibles e inclusivos.

Para apreciar la trascendencia de estas acciones, cabe recordar que en el mundo se pierde y desperdicia, anualmente, el 30% de los alimentos que se encuentran aptos para el consumo. Lo que equivale a 1.300 millones de toneladas. En América Latina, de acuerdo a cifras de la FAO correspondientes a 2017, se desecharon diariamente 348.000 toneladas de alimentos, lo que representó un desperdicio de 127 millones de toneladas anuales.

Combatir con éxito este fenómeno requiere la convergencia de la acción gubernamental con los esfuerzos que se despliegan entre el sector privado y el tercer sector, como sucede con los Bancos de Alimentos (BdA) en todo el mundo. En nuestro país, esta red solidaria fue creada en 2001. Actualmente opera en 11 provincias y posee 14 Bancos en funcionamiento. En total ya ha distribuido más de 12 mil millones de kilos de alimentos.

Las herramientas, que ya se han puesto operativas, están dirigidas a lograr mayor seguridad alimentaria; mejorar el aprovechamiento de los recursos hídricos, terrestres y climáticos, e incrementar la eficiencia de productores y empresas agroindustriales. Se trata de iniciativas que sitúan al país en una ubicación destacada en materia de rescate de alimentos aptos para consumo humano.

Con esta ley se espera evitar el desperdicio y la pérdida de miles de toneladas de alimentos en los próximos años, logro que posee un triple impacto positivo: social, económico y ambiental.

Por otra parte, se presentó el sitio web que permite contar con información sobre la nueva ley y acercar los donantes a los donatarios inscriptos en el registro.

De la presentación participaron el jefe de gabinete de la cartera agroindustrial nacional, Santiago del Solar; los secretarios de Alimentos y Bioeconomía, Andrés Murchison; y de Agricultura, Ganadería y Pesca, Guillermo Bernaudo; el subsecretario de Mercados Agropecuarios, Jesús Silveyra; la directora Nacional de Alimentos y Bebidas, Mercedes Nimo; y los representantes de la Red Argentina de Bancos de Alimentos, Gustavo Fernández Casares; y de la empresa Granix, Vania Peto, entre otros.